Experto de la ONU Alfred de Zayas y relator Idriss Jazairy se pronuncian en contra de sanciones sobre Venezuela

Caracas, 30 de abril de 2018 (MPPRE).- El experto independiente de la ONU para un orden democrático equitativo, Alfred de Zayas, y el relator especial de la ONU contras las medidas coercitivas unilaterales, Idriss Jazairy, denunciaron este lunes los daños que están acarreando a la población de Venezuela las sanciones ilegales aplicadas contra el país.

En rueda de prensa ofrecida en el Club de la Prensa de Suiza, ambos funcionarios presentaron un panaorama descarnado de los intereses que se mueven en el Sistema Internacional de Derechos Humanos, y que atentan contra la soberanía, la justicia, la equidad y el disfrute de estos derechos.

De Zayas: Las sanciones matan
“Hay relatores que no son independientes, que yo llamo mercenarios de los Derechos Humanos. Ellos lo único que han esperado de mí, es que yo condene. Yo puedo escuchar, puedo examinar y puedo llegar a una concluison balanceada en el caso de Venezuela. Pero ellos quieren que contribuya a derrocar el Gobierno y no estoy para eso”, precisó.

“Las sanciones matan, son crímenes geopolíticos. Las sanciones conducen directamente a la muerte de niños por malnutrición. En Venezuela están muriendo niños porque no consiguen alimentos o medicamentos: por las sanciones y por el bloqueo”, indicó.

Sobre su visita a nuestro país, el experto De Zayas explicó: “No fui a Venezuela ni ha hacer resistencia ni a condenar; fui a escuchar y a mediar. Hay que ayudar al pueblo de Venezuela, y para ello hay que trabajar con el Gobierno, y también con las organizaciones internacionales y regionales, sobre alimentación, salud, etcétera”.

De Zayas denunció que ha habido una presión sistemática muy palpable sobre su trabajo, que proviene de poderosos lobbies y que se vierte insistenetemente a través de las agencias de información y grandes medios: “Usan adjetivos como castrista, chavista, nazi, etc., para destruir tu credibilidad. He sufrido ataques horrorosos en Facebook y Twitter después de mi visita a Venezuela”.

“Si yo hubiese condenado gobiernos, hubiera sido un héroe. Me hubieran publicado en los medios gloriosamente. Yo no estoy para condenar. No me importa quién es realmente el líder electo. Eso es asunto de los ciudadanos de cada país. Lo mío es ver cómo puede ayudarse a los pueblos”.

Con respecto al apoyo que debió prestarle la Oficina del Alto Comisionado de DDHH en su visita a Venezuela, De Zayas enfátizó: “Ellos me han castigado; no conozco a ningún otro relator que lo hayan mandado en misión sin ningún asistente, ni logística ni apoyo de ningún tipo. No es fácil ser independiente, hay precios a pagar”.

Derechos humanos “a la carta”
Al ser consultado sobre las sanciones aprobadas por el gobierno suizo contra Venezuela, De Zayas manifestó que tiene suficiente experiencia en el sistema de la ONU para saber que hay una especie de industria que maneja el concepto de los Derechos Humanos “a la carta”.

“Hay muchos que han criticado las elecciones de 20 mayo en Venezuela y han dicho todo lo contrario sobre las elecciones de septiembre en Colombia. Hay mucha desinformación. Hay un periódico según el cual una centena de niños muere en Colombia, pero en otros medios como CNN o el New York Times puede verse una información distinta”, ejemplificó.

“En el Consejo de Derechos Humanos se han condenado las sanciones porque las sanciones matan. Suiza y la Unión Europea han votado contra las sanciones. ¿Entonces Suiza está a favor de las medidas coercitivas unilaterales? Esa tradición de mediadora, de comportarse neutralmente se contradice con esto”, subrayó.

De Zayas destacó que hay una fuerte presión internacional para lograr un cambio de gobierno en Venezuela, “pero hay mucha gente en Venezuela que es chavista. Cuando arrestaron a Chávez en 2002, la idea (de los golpistas) era matarlo, y Pedro Carmona lo sucedió por dos días, y el pueblo lo devolvió”, dijo.

“¿Qué van a hacer con los millones de venezolanos que son chavistas convencidos? Tienen que sentarse a negociar. José Luis Rodríguez Zapatero estaba en las negociaciones en República Dominicana cuando el Departamento de Estado de EEUU llamó al vocero opositor y le instruyó no firmar el acuerdo. Se ve cómo hay una intransigencia”, reflexionó de Zayas.

Idris Jazairy: Reforma urgente
El relator especial contra las medidas coercitivas unilaterales, Idriss Jazairy, felicitó “la sinceridad” de Alfred de Zayas y su compromiso en el ejercicio de su mandato.

“La misión a Venezuela requiere llegar a una conclusión que ayude a la población. Los otros relatores se han reunido para decir exactamente lo contrario a lo dicho por Alfred de Zayas. Hay problemas de coordinación”, dijo Jazairy.

Para Jazairy la reforma del sistema de Derechos Humanos de la ONU, es urgente: “Yo participé en la creación del Consejo de Derechos Humanos y éste tuvo una primera revisión en el año 2011 que no prosperó mucho por la politización”, puntualizó.

“¿Qué va a hacer la Oficina del Alto Comisionado de DDHH ante las sanciones y la aplicación de embargos contra países ? ¿Es que va a hablar con con responsable? ¿Va a enviar una misión de un relator especial?, se preguntó Jazairy.

“No sé que es lo que pasa con la Oficina del Alto Comisionado. Hemos hecho cambios parciales; cambiamos de nombre, pero no le cambiamos la estructura a la oficina”, indicó.

“Hay problemas de organización en el Sistema de Derechos Humanos. Hay un grupo de juristas que son independientes, pero no cuentan con mucho apoyo porque no bailan al son del sistema”, explicó el relator especial.

“También hay ONGs como United Nations Watch, que tienen contribuciones superiores a las que recibe el Sistema de DDHH. Es aberrante que la Oficina del Alto Comisionado se alinee con esa ONG, que me ha desmentido de mala manera en el curso de un panel. Hay una red permanente de chantajes a nuestra reputación”, denunció Jazairy.

25% de la población mundial afectada
Jazairy ofreció cifras impresionantes sobre las repercusiones negativas que tienen las medidas coercitivas unilaterales: “El 25% de la población del mundo vive en países víctimas de medidas coercitivas unilaterales. No hay convención de Ginebra para las víctimas de la guerra económica”.

“No puedo hacer ninguna declaración crítica a los EEUU. Los americanos no quieren hablar conmigo. El problema es que quiero sensibilizar a la opinión pública, finalizó el relator especial.

Información adicional